jueves, 28 de junio de 2012

Sexy Street- Art.


Claire street art (francia)



La monotonía usual de las calles es decorada con oportunos y artísticos carteles (para algunos ojos conservadores pueden parecer vulgares) , que le dan un sabor especial a rincones olvidados o sórdidos. De pasar a ser completamente clandestino, ha ido cediendo a la demanda de  locatarios para inmortalizar sus muros , empezando por  París y Londres . Artistas como Banksy de bristol Inglaterra y Blek le Rat (Parisino) han pasado del anonimato y del  incógnito,  a ser artistas renombrados y reconocidos. ( un juego de piezas de Banksy se cotizò en Sothebys en $50,400 libras esterlinas).

El objeto de este artículo es celebrar esta manifestación artística , en una modalidad sensual... esa que retrata los amores cotidianos, en manifestaciones sensuales en rincones donde muchas veces parejitas se han dado dosis de cariño o que se yo, simplemente alegrar la vida con un motivo que es de gozo universal . ( Bueno las hipócritas de la liga de la decencia, que seguramente son las que mas desean cariñito ) .

Aquí las imágenes.

Banksy o Robert Bank ò Robbin Banks









Hush sreet art








Claire street art 


Claire street art 

Claire street art 

Claire street art 

Claire street art 

Claire street art 

Claire street art.

Claire street art 

Claire street art 

Claire street art 

Claire street art 

Claire street art 



viernes, 5 de agosto de 2011

LORD BYRON, EL DON FATAL DE LA BELLEZA




EL DON FATAL DE LA BELLEZA

Italia! O Italia! thou who hast the fatal gift of
beauty", Italia, Italia, tú que tuviste el fatal don de la
belleza, hace exclamar Lord Byron a su personaje
Childe Harold en el cuarto canto de su peregrinaje.
Uno que siempre ha envidiado a esas personas, que
gracias a su atractivo, logran abrir todas las puertas
y brincar todas las barreras. Nos cuesta creer que la
belleza sea un fatal don, pero los hechos, una vez
más, dan la razón a los poetas. 

El don fatal de la belleza es un recuento anecdotario que lleva a los sitios frecuentados por Byron y Shelley desde Inglaterra  a  Italia, por lugares que en su mayoría todavía existen; además, refleja las personalidades de Shelley y sobre todo de Byron, en sus tempestuosa residencia por Italia. A la que se le etiqueta con una belleza un tanto fatal, por su extremada belleza artística y cultural, pero su fatal libertinaje. 
Al igual que Italia, Lord Byron era un personaje de extraordinaria belleza, con una personalidad llena de excentricidades, con carácter caprichoso y soberbio. Pero dueño de un extraordinario talento, un espíritu sumamente libre, que nos regaló poesía de tonos sensuales, finos, extravagantes y de belleza sin igual…
Alguíen que escribe algo así... merece una especial atención, su peculiar manera de percibir las cosas, nos brindan una poesía bellísima.  She walks in beauty, es un poema que exalta como nadie la belleza y elegancia de una dama. Una obra de arte a la belleza. El poema lo mostramos en inglés;  pues traducirlo, restaría el ritmo de su encanto. Posterior al poema, un extracto del Don fatal de la belleza nos da en perspectiva: el extraordinario personaje de Lord Byron.


SHE WALKS IN BEAUTY

Por: George Gordon (Lord) Byron (1788-1824)
She walks in beauty, like the night
Of cloudless climes and starry skies;
And all that's best of dark and bright
Meet in her aspect and her eyes:
Thus mellow'd to that tender light
Which heaven to gaudy day denies.
One shade the more, one ray the less,
Had half impair'd the nameless grace
Which waves in every raven tress,
Or softly lightens o'er her face;
Where thoughts serenely sweet express
How pure, how dear their dwelling-place.
And on that cheek, and o'er that brow,
So soft, so calm, yet eloquent,
The smiles that win, the tints that glow,
But tell of days in goodness spent,
A mind at peace with all below,
A heart whose love is innocent!

Se podría decir que los tonos excéntricos de Byron, comenzaron desde antes de nacer; su ascendencia se ve enmarcada por las extravagancias. 

En el siglo XVIII circulaban cuentecillos acerca de las descabelladas andanzas del “Lord Picaro” tío-abuelo de Byron, que circunnavegó el mundo, esquivando las islas del Pacifico; después  regresó a casa,  y  escandalizó por sus correrías amorosas, en las que incluso,  instaló un departamento Londinense a una sirvienta que enamoró.

Heredando así ese carácter picaresco e irreverente del hijo mayor del Almirante y padre de Byron:  el que se ganó el alias de “Loco Jack”.
Jack Byron era capitán de la Guardia Real, estuvo casado con Lady Carmathen, que siendo madre de tres hijos y esposa de un marqués,  huyó con el joven y romántico “Loco Jack” a Norteamérica,  acompañándole a huir de sus acreedores. Después de concebir tres hijos y solo sobrevivir una de ellas, la marquesa muere y Jack Byron regresó a Inglaterra.

jueves, 28 de octubre de 2010

LA ODALISCA Y EL INGENUO HOMBRE DE NEGOCIOS







Cuadro Gustav Klimt

Cuento, ficticio.






Era Jueves por la tarde , y la semana había sido extraordinaria, todavía tenía el sabor de mi ambición satisfecha y ese relajante elixir,  de la adrenalina al haberme arriesgado de más para hacer esa negociación, que salió perfecta.

Sí, me aventuré de mas, rocé el límite de mi concentración en mi cerebro,  con la aplicación psicológica  y  la actuación corporal. Todo  fue  perfecto para lograr ese negocio,  pero la sensación al  inyectarse la adrenalina en mi cuerpo, al  superar el temor y superar a mis adversarios,  fue deliciosa, sin precio…Todavía sentía esa revolución en mi y con ese torrente en mis venas, necesitaba una noche loca, especial, algo fuera de lo normal, para celebrarme a mi mismo, para que las sensaciones sigan fluyendo en mi torrente sanguíneo, me lo merecía…

Ese día había acordado pasar con un  sastre que me habían recomendado; según lo advertido, era un artista en el arte de la confección. Un par de trajes y unas cuantas camisas de exquisita calidad, sería un buen principio para celebrarme.
Entré a un edificio de principios de siglo, de buen gusto.  Me registré, y un mayordomo elegantemente vestido en un frac me atendió con elegancia. El mayordomo me acompañó hasta el elevador, que era una pieza preciosa,  antiquísima,  de estilo art deco, donde, los dorados  y cobrizos metales resplandecían en limpieza. Me dirigí al mismo y un elevadorista  en indumentaria impecable para el oficio,   me pregunto respetuosamente: 

---¿ A donde gusta subir Señor? ---

---Voy con el Sr.. Buzzili,--

--¡ah si,  piso siete Señor., en seguida! --

Cierra manualmente la puerta de rombos flejados en color dorado, el sonido del motor advierte a las poleas del viejo elevador que se estiran y nos elevan  hasta el piso de la sastrería;    al abrirse, una agradable impresión me dejó la decoración del local. Todo el piso  que normalmente es dispuesto para siete  oficinas, era del Sr. Buzzili. El hall principal le otorgaba una magnanimidad, sublime. Era un piso de mármol blanco bellagio, en piezas grandes, muy limpias; muros decorados con frescos florentinos en sensuales temas con diosas romanas decoraban el muro.  Un techo altísimo enmarcado con cornisas caprichosamente elaboradas y esculturas de preciosas mujeres semidesnudas en mármol blanco en las esquinas, otorgaandole elegancia impecable. Un inmenso cristal, dividía el hall de la entrada, de la sastrería.  Ya entrando al área de la sastrería, el ambiente era sobrio y acogedor , otorgado en gran  parte por la duela de madera de encino y por un mostrador de larga barra, también en caoba y como una velo de seda, un fino barniz cristalino y mate le recubría.  A espaldas del mostrador, cuadros simétricos de la rojiza madera,  alojaban  selectos casimires ,  ordenados por gamas de colores,  infringiéndole orden y sobriedad al estante.
Enseguida aparece  una dama mayor, muy elegante.

--¿Buenas tardes caballero, a quien anuncio? --

---Al Sr. Santino---   Desplegando con refinamiento el movimiento de sus manos,  me indica  pasar a una pequeña sala.  Kilims de seda rojos, cubrían armoniosamente el  piso de duela,  un par de sillas francesas esperaban mi reposo y la vista  se amenizaba por  los muros  de lambrín de madera obscura,  en acabado terso e impecablemente limpio.

---En seguida viene el Sr. Edson --.Me comunica la elegante dama.

  El señor Edson era un portugués artesano en la confección, había acompañado siempre al Sr. Buzzili. Él  era parte clave de la sastrería y sinceramente un artista en este oficio, pero con las camisas, era simplemente magistral. Por eso busqué este lugar.

Me tomó medidas, charlamos un poco de Portugal, de su vino verde, del oporto, del bacalhau á bràs (bacalao a las brasas) y  otras delicias de Portugal.   Al terminar,  me acompañó a la sala adyacente al mostrador.
 --Me sorprendí--; ahí mismo, una mujer morena, de rasgos árabes, como una reina persa, envolvía su bella figura en un traje sastre de roja seda;  una blusa negra de botones al frente,   estratégicamente abiertos, afloraban su encanto sexual. Le saludé y me sonrió, sostuvo su mirada fuerte, dominante y muy sensual. Impulsivamente y con elegante paso, casi felino, sin dejar de mirarme se acercó y beso sutilmente mi mejilla  …me susurró con voz satinada….

---Enchanté..---

Sus ojos negros me miraron fijamente, sentí que mi cuerpo se desprendía, percibí su seducción, inclusive oí un risa sensual en mi cabeza , me quedé pasmado unos cuantos segundos, inmóvil... -- El sastre Edson se despidió dos veces de mi y no le contesté-- estaba embelesado con la magia de esa bella mujer..y al despertar de mi ausencia, me percaté que ya no estaba ahí; se evaporó de mis ojos y  le comenté al sastre:  

---Edson ¿sabe  quien es esa mujer? ..---


---Sí,  vino a encargarnos telas muy finas, de Damasco..---


---Edson tengo que volver a ver a esa mujer, por favor dígame donde le puedo localizar..---


---Si insiste señor, puedo tratar de arreglar que ella le vea, si gusta esta misma tarde, –tal vez-; déme un segundo señor,  por favor pase a la sala. ¿Le apetece  un oporto Portugués? ,---tengo un veinticuatro años de añejamiento y con gusto le sirvo una copa, permítame, por favor...

--- Con reverente actitud el Sr. Edson, sale de la sala y regresa en minutos, con la botella y dos pequeñas copas de cristal de bacará, en refinado corte. Las sirve y los destellos del rojo obscuro del líquido, me invitaron a sorber un trago y después de degustarle,  me comentó:

---La señora es una dama muy fina;  como usted lo percibió, posee un encanto exquisito, ella trabaja en un lugar que es un paraíso para hombres refinados, con la categoría de usted.. Le recomendaré señor,  pues solamente por invitación se puede acceder  a ese lugar..--- si gusta usted ahora mismo---; de hecho,  esta dos pisos arriba de nosotros.--- ¿ Le parece que enseguida mande traer  el elevador ?..---

--Por favor Señor Edson, le agradezco su gentileza y estaré pendiente, para los trajes ---
---Si señor,  la semana que entra yo le hago saber de ellos, hasta luego..---


Ya estaba el ascensor abierto , y  el elevadorista  me comentó:

---Enseguida  subimos Señor---

Ni un comentario, ni un gesto, solamente me llevó.....

Estaba yo impaciente de saber de esa mujer hermosa..
Se  abrió el elevador y  había un pequeño hall con tapices rojos carmesí en terciopelo en sus muros.  Sillones de piel obscura enmarcados en madera de  finos acabados, otorgándole sobriedad,  marquetería bizantina insertada. Los muebles reposaban sobre una alfombra de manufactura y pasajes turcos. La puerta ya estaba abierta cuando llegué.. Una mujer mayor, de estilizada figura, traje sastre impecable, atractivo rostro y cabello blanco brillante,  me recibió.

---- Sr. Santino ----

---Sí,  así es---

--Por favor pase---

  Y dispuso su brazo para destinarme: 
--venga conmigo por favor--,  entramos a un salón que parecía un paraíso persa,  donde; predominaba el rojo en sus telas y el dorado en grecas. Aromas a mirra y perfumes hermosos hechizaron mi nariz. Cadenciosa música tribal de medio oriente  amenizaba el salón, creando una mágica atmosfera. En pedestales,  entre islas de cojines de seda y lana,   mujeres ataviadas como odaliscas, contoneaban sus hermosos cuerpos, cubriéndoles apenas con escasas sedas vaporosas. Medallas de oro y cadenas delicadas,  decoraban la cintura desnuda en los fértiles cuerpos de las exóticas bailarinas árabes. Las darbukas  (tambores del medio oriente) marcaban los cadenciosos movimientos  de cadera de la  visualmente atractiva danza del vientre.

El salón  circular  con islas de cojines, estaba delimitado de una cinta de kilims con esculturas y jarrones a las orillas que separaban el salón principal de salones con cortinas en terciopelo rojo .  En la parte superior, remataba la tela en arcos bizantinos, dando la apariencia de lujosas tiendas árabes del desierto. Dentro de estas, hermosos kilims cubrían la alfombra roja y sobre estos, cómodos cojines envueltos en telas de seda en colores, dorados, rojos, morados, y azules.  Seductoras odaliscas se recostaban acariciando y acicalando a caballeros ya despojados de los botones,  con la camisa abierta. Les complacían magistralmente,  les daban de beber,  de comer y fumar opio o tabaco;  llevándoles y retirándoles la boquilla a  la boca, al inhalar y exhalar.  Con el cuerpo semidesnudo, acercaban hasta rozarles la piel sensualmente,  llevándoles a un trance de sexual encanto.


La señora me llevó a un sillón circular de terciopelo rojo y cojines dorados y azul índigo en brillante seda, y me pregunto: ¿Desea algo de beber? , le pedí una copa de brandy lepanto…


Me recosté cómodamente a observar el exquisito lugar  y  en unos minutos,  se sentaron  dos damas y sin tapujos, comenzaron  a  acariciarme, al mismo tiempo que reían sin siquiera, dirigirme la palabra.

Detrás de una de las cortinas la misteriosa mujer de  ojos negros, que me cautivó en la sastrería, me miraba. Bailaba la danza del vientre al ritmo de las darbukas. Ella era lo único que me interesaba.... Ahí estaba ella… ataviada en telas vaporosas de seda color rojo. Presencié que detrás de las telas,  sus senos bellos, enormes, casi desnudos;  se movían cadenciosamente. Imaginé su delicado pezón rozar la tela vaporosa de seda y me pregunté ¿ que sentirá ella?, la mas preciosa odalisca.... Mi sexualidad despertó  y volví a sentir el poder de su mirada....


Tomé un sorbo de brandy y no le deje de mirar, ella sostuvo la mirada y sonrío, entonces miró a los dos mujeres que me acompañaban.   Se comunicaron visualmente y en un instante, como si fuera una coreografía telepática perfectamente estudiada, las dos mujeres me tomaron de la mano y me llevaron donde estaba ella: La dama misteriosa. 

Me recostó  en los cojines de seda y sin decirme palabra alguna, ---me besó en los labios---, así sin nada... El delicioso aroma de su boca, me hipnotizó.  En lo que me reparaba del beso, ella desapareció... Le busqué con los ojos y no la encontré.

Me  pare buscándola  por todos lados, y no la localizaba. Desistí y me recosté en el salón donde ella me besó y en un segundo, como una hada sensual,  apareció ella hermosa. Sus ojos enormes y negros, enmarcados en kohl negro, volvieron a invadirme,  hipnotizándome.  Se recostó a mi lado y de sus labios , como una canción salieron palabras.
--Me dio mucho gusto, que me hayas buscado. Yo tampoco podía quitarte de mi mente,- sabes- me gustaste, me gusta como me miras. No quiero ensuciar con palabras lo que mi cuerpo y alma sienten, quiero respirar tu aroma, ahora que estas cerca de mí

Me besó el cuello y volvió a besar mi boca. Un paraíso de aromas a inciensos, feromonas y perfumes, invadió mi olfato.  Colores en mi alma, extendieron sus alas como mariposas tiernas. Sus manos diestramente desabotonaron mi camisa y el contacto de sus destrezas acariciando mi pecho encendió mi piel.   Se recostó en mi pecho, y  de las telas sueltas,  sus senos hermosos se asomaron,  palpando mi piel desnuda, enloqueciéndola de virilidad.

Apretó mas su cuerpo al mío y se apartó.  Felínamente sutil, y  bella se aproximó y respiró en mis labios.....y sin más,  se despojó de  las escasas telas que le  cubrían. Me ofreció deliciosamente sus pechos desnudos; dándome de beber vino en ellos y llevándolo también de la copa a mi boca, con el sabor del vino en nuestros paladares,  degustamos de nuestras bocas...


Palmeo dos veces--- y  un caballero ataviado en indumentaria persa, trajo una narguila y una vez que estuvo preparada,  el caballero con total sigilo, se esfumó cerrando las cortinas. ..Yo seguía escuchando el cadencioso encanto de las darbukas  y flotando en los encantos de ella.  Con gracia muy seductora, ella acomodó en mi boca la boquilla de la narguila y me invitó a fumarla. Ella la aspiró también, se acercó a mi, percibí su fragancia de mujer hermosa y  en un impulso delicado,  empezó  a degustar mi oreja,  adhiriendo su cuerpo al mío,  ambos ya,  sin algo que les cubra.... 


  Mientras las darbukas, marcaban el  ritmo, de la danza , percibí sus movimientos sensuales con necesidad de mi piel. Entonces,  su lengua ardiente,  degusto mi pecho. Me llené de pasión, de su seducción y en ese trance, percibí que  se comenzaron a acercar  las dos mujeres que se sentaron al principio conmigo  y las tres se avocaron con devoción exquisita… a respirar mi piel, a besarme suavemente el pecho y el cuello.  Entré en un viaje hipnótico, inducido por el opio y por el efecto  erógeno de la seducción de las tres mujeres. Comencé a escuchar mas voces,  mas mujeres se acercaban a mi, y el ritmo de las darbukas  se aceleraba al ritmo de mi corazón. Observé  que  todas las mujeres del lugar, se  despojaban  suavemente  sus ropas, sus ojos me devoraban  hambrientas,  con deseo lascivo y carnal.  Sigilosamente se acercaron  y se agasajaron de mi cuerpo desnudo.  El ritmo de las daburkas  se aceleró;  les provocó lujuria y como si quisieran devorarme en  un trance frenético,  en altisonante volumen, risas de lujuria, pasión a punto de explotar y el  exceso de sensaciones,   provocó que mis oídos y corazón estuvieran  a punto de explotar. El frenético y ya perturbador ritmo de las darbukas exaltaba de manera peligrosa mi corazón. Las uñas de las odaliscas se encajaban en mi piel y presionaban sus dientes mordiendome hasta que el olor a hierro viscozo de la sangre, me indicó que ya la estaban cercenando.   Un ruido ensordecedor y un dolor desgarrador ultrajó mi  pecho.  Con intensidad solté un  alarido--- como si me estuvieran desgarrando la piel --- ya no resistiendo  más....me  desmayé profundamente..... y  me perdí de mi mismo....


Me di cuenta de mi inconsciencia,  al sentir que un gélido viento me taladraba intempestivamente el cuerpo desnudo...

Traté de  despertar  y sentí los ojos tan  pesados como si fueran una puerta enorme de fierro;  entonces me percaté,  que  de mi respiración salía vaho condensado. Un taladrante frío me rodeaba, como un aviso  de soledad.  Todo estaba en un infinito silencio, y apenas percibía luz. Estaba amargamente desolado......

  Todo era negro, los colores desaparecieron en los tapetes, los cojines, los terciopelos.... todo se torno obscuro y  se lleno de escarcha por el tremendo frío ..... Me quise mover y  tapar, entonces;.....  ---sentí un dolor intenso  en el pecho---. Me percaté que tenía una herida enorme, mal  cocida, ahí en donde está mi corazón.  Me aterroricé y  salté de los cojines desesperadamente, busque la salida al  elevador, me percaté que  no servía y baje las escaleras, que ahora eran,  grises,  avejentadas; así de la nada se transformaron decadentemente en algo viejo y agrio. Al llegar al  lobby del edificio, estaba el mayordomo parado justo en frente de la puerta, se veía con un tono gris, y con un gesto duro, temible …
Levante la vista y vi que del otro lado del cristal había sol. El día era maravilloso y ahí estaba la chica misteriosa. Reía radiante,  llena de luz , envuelta en un abrigo de colores vivos,
 ---resplandecía---, y sus ojos …. ya no eran negros  y misteriosos, sino  de un verde con mucha vida, muy alegres,  me guiñaba el ojo, me  obsequiaba  un beso al aire  y se retiraba, ---así, como si nada---,muy fresca, con un sarcasmo casi infantil. Mi temperamento se exaltó, le ordené al mayordomo que me abriera y con tono firme me respondió : 

¡Aquí no puede salir nadie!


,-a lo que le pregunté--- 

¿ y la chica , porque la chica si salió?, ¿Qué esta pasando?

¡le exijo que me explique! ,, 

Aquí no pasa nada,,  ! todo se va a quedar igual !.


----Ella  tuvo suerte,---

----tuvo vida al fin,---

----robo tu corazón y aquí  te quedaras para siempre----

Entonces; quise romper la  puerta y de inmediato miles de manos me jalaron, manos frías de mujeres grises semidesnudas y gélidas....comenzaron a morderme, y me halaron hacia el interior del edificio. Donde me quede  para siempre, desolado y  y nunca mas..... volví a ver la luz...

Desde lo alto veo mi imagen en la plancha fría de la morgue, escucho al forense decir a un ayudante.

Le robaron los órganos, estaba vivo cuando se los arrancaron